Alisado con keratina

Me tomé la libertad de copiar tal cual el artículo aparecido en lanacion.cl, pues al buscarlo en google, éste apareció en los listados pero al hacer click, dice que ya no se encuentra. Me parece bastante esclarecedor.

EL LADO B DE LA KERATINA

La moda pelolais ha llevado a los centros de belleza a utilizar keratina líquida que posee 4% de formol, sustancia usada para la conservación de cadáveres. Lo que las clientas no saben es que la mezcla está prohibida por el Instituto de Salud Pública por su alto contenido tóxico.

Domingo 30 de mayo de 2010| por Jennifer Vega

Clara Calderón siempre soñó con tener el cabello liso y sedoso. Por eso cuando le ofrecieron un alisado permanente a base de keratina, no lo pensó dos veces y se entregó a las manos de su peluquero. Pero el olor que emanaba del producto era tan fuerte, que se desmayó en plena sesión de belleza. A ello le siguió una profunda irritación en sus ojos y fuerte sensibilidad en la piel.

“Apenas me pusieron calor en el cabello humedecido con la keratina, comenzó a salir un gas con un olor insoportable, en un momento pensé decirle al peluquero que parara, pero mis ganas de tener el pelo liso fueron más fuertes y confié en el profesional”, reflexiona. El olor que sintió Clara era del formol, el mismo químico que se ocupa en laboratorios para preservar muestras biológicas y cadáveres, que en al Keratina alisante que se le aplicó se encuentra en una concentración del 4% y es el que, en definitiva, hace el trabajo.

Aunque el cabello me quedó reluciente, estoy arrepentida de no haber preguntado si esto traía consecuencias para la salud, y ni pensar que se podría tratar de una sustancia ilegal”, comenta Clara. En efecto, la Keratina alisante no cuenta con registro del Instituto de Salud Pública (ISP) y, por lo tanto, su uso es ilegal en Chile.

El boom por el alisado permanente con keratina está a full en nuestro país a pesar de su alto costo -entre los 60 y 80 mil pesos- con un efecto real de tres meses. Es más, páginas en internet como Mercadolibre, DeRemate y El Rastro están llenas de anuncios que ofrecen los milagros estéticos de la keratina líquida a domicilio o la venta por litros de este producto para uso profesional.

“Semanalmente ingresan más de 40 personas pidiendo alisado permanente a nuestra peluquería, nosotros compramos la Keratina a un vendedor que viene hasta el salón y lo mismo hacen la mayoría de las peluquerías del sector”, aseguran en el salón de belleza Cristiano de calle Agustinas donde practican este procedimiento.

<b”roj”>Ver estrellas

Para la Confederación Nacional Gremial de Peluqueros y Estilistas de Chile (Congrepech), la venta y uso de la keratina como alisante es una verdadera estafa mortal, tanto para los profesionales del cabello como para sus clientes. “Es una publicidad engañosa porque aseguran que es un alisado con keratina, y ésta es simplemente una proteína existente en el cabello. El ingrediente que realiza el trabajo es el formol, que es altamente tóxico, y aunque el resultado inmediato es el de un cabello perfecto, los daños colaterales son peligrosos. El refrán dice que para ser bella hay que ver estrellas, pero eso no justifica que después de un año la clienta presente problemas respiratorios o daños en su piel debido a las inhalaciones reiteradas de formol”, sentencia el presidente del gremio de peluqueros y estilistas, Juan Carlos Gatica.

Y tiene razón, porque según el ISP, “el formaldehído (nombre científico del formol) en productos de uso capilar es usado como preservante con un máximo permitido de 0,2%”. Por lo tanto, el líquido de alisado que se utiliza regularmente en las peluquerías de nuestro país y que es distribuido por el laboratorio Hair Line “no cumple las restricciones de uso y concentración establecidos en nuestra legislación ni en la de la comunidad europea”, sentencian en el ISP, donde tampoco tienen en sus registros al laboratorio.

“Cuando las vendedoras hicieron la demostración del producto en mi peluquería, me pareció sospechoso que pidieran un ventilador y no quisieran manipular ellas el producto. El olor era tan fuerte que no paré de toser. Al preguntarles si tenían resolución sanitaria, guardaron silencio. Ahí supe que esto era algo raro, y mis dudas se confirmaron cuando intenté realizárselo a un chico y a mitad del tratamiento tuve que parar porque le comenzó a arder la piel”, comenta la estilista Verónica Muñoz, quien atiende en la Galería Imperio y no realiza este procedimiento en su peluquería porque, como bien señala, “no quiero arriesgar mi reputación por una moda”.

El gremio de los peluqueros ha comenzado una lucha contra el alisado con keratina, haciendo un llamado masivo a sus miembros a través de distintas redes sociales, advirtiendo los daños que causa el producto, pero sin mucho éxito porque aseguran que “el cliente siempre tiene la razón”.

Así lo confirmó Elizabeth Suárez quien, siendo estilista y conociendo los peligros de este tratamiento, decidió realizárselo con pésimos resultados. “Mi pelo quedó horrible, se decoloró por completo y ni siquiera quedó liso, la peluquería se llenó de un vapor insoportable, los ojos me picaban a morir. No volvería a utilizar la keratina”, asegura arrepentida.

De acuerdo a los argumentos entregados por la Congrepech, el problema central es la ignorancia de los profesionales del cabello, quienes por ganar un poco más de dinero se arriesgan a utilizar productos ilegales de extraña procedencia.

“En Chile sólo 14 escuelas de peluquería están acreditadas y en nuestros registros existen más de 300, por lo que la calidad de los profesionales no es la óptima. La ética desaparece y comienza a privilegiarse el dinero, muchos piensan que con una botella de un litro, que cuesta alrededor de 30 mil pesos por internet, te alcanza para cuatro tratamientos, embolsandote casi 400 mil pesos”, concluye Juan Carlos Gatica.

Para Laura Börgel, toxicóloga de la Universidad de Chile, éste es un fenómeno conocido que no sólo se da en el alisado del cabello, sino también en el encrespamiento de pestañas y fortalecimiento de uñas. “La formalina es un químico que momifica los tejidos, por eso alisa el cabello y, si por casualidad te cae en el ojo, te puede llegar a momificar la retina. Pero lo más grave es que el formol está compuesto en un gran porcentaje por alcohol, el cual es un metanol altamente tóxico que, si es absorbido por la piel, puede generar problemas de neurotoxicidad, inflamaciones en la piel, quemaduras leves y, por supuesto, irritación en los ojos”, aclara la experta.

Por ello, la doctora Börgel hace hincapié en la importancia de revisar si los productos cosméticos que se utilizan, tanto en la casa como en los centros de belleza, están autorizados por el ISP, porque es la única manera que los ciudadanos tienen para resguardar su salud. “Lamentablemente hoy en día nos enfrentamos a las ventas por internet o puerta a puerta, que son informales y no tienen regulación. Por ello, la responsabilidad de verificar la procedencia del producto recae directamente en el consumidor, que debe ejercer como fiscalizador y, de esta forma, detener la venta de productos que pueden ser perjudiciales para nuestro cuerpo”, afirma. //LND

<b”roj”>”Quienes la usan están cometiendo una grave infracción”

“Cuando las empresas no cumplen con las normas de seguridad, deben hacerse cargo de todos los perjuicios que le ocasionaron al consumidor, porque los clientes tienen derecho a que se les informe de manera oportuna los procedimiento que les están realizando, con qué materiales y cuáles son sus componentes”, explica el director del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), Sergio Corvalán.

El abogado asegura que la keratina alisante, al ser un producto sin regulación del Instituto de Salud Publica (ISP), es ilegal, por lo que las peluquerías que la utilizan tanto como los laboratorios que la distribuyen están cometiendo una grave infracción. “El consumidor debe denunciar este tipo de irregularidades, porque el Sernac no tiene atribuciones de fiscalizador, pero al recibir una denuncia puede activar los procedimientos para denunciar ante la ley el hecho y lograr una compensación para el afectado. Es más, puede pedir que se saque el producto del mercado”, aclara.

Hasta ahora el Sernac no ha recibido ninguna denuncia por problemas con el alisado permanente, incluso aseguran que en sus registros es muy raro que aparezcan reclamos por temas cosméticos. “Los consumidores confían en los profesionales de la belleza y asumen que cualquier producto que les apliquen es el correcto. Por eso, cuando ocurre este tipo de hechos, prefieren arreglar la situación de manera privada. Nosotros los llamamos a que no les dé vergüenza y que sepan que, aunque haya pasado tiempo, tienen derecho a denunciar, porque fueron víctimas de una práctica ilegal que puso en riesgo su integridad física”, señala Corvalán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

RSS Noticias El Mercurio Chile

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: