Por qué las personas hablan con groserías y como eso no te hará más feliz

 

palabrotasHace tiempo que no escribía en mi blog, pero decidí hacerlo ahora en vista que ya varias veces he recibido en mi Facebook una imagen con un texto diciendo que según un estudio, las personas que hablan con groserías son más felices, confiables, honestas; en fin, las mejores del mundo. Creo que es tiempo de frenar este nuevo lavado de cerebro, tendiente a volvernos cada vez más incapaces de pensar y así poder vendernos sin resistencia, cualquier tipo de des-información.

Tergiversación de un estudioDebo decir que en el año 2009, en efecto hubo un estudio realizado en la Universidad de Keele, en Inglaterra, por los investigadores Richard Stephens, John Atkins y Andrew Kingston para probar los efectos analgésicos de proferir palabrotas para aliviar el dolor.

Todos sabemos que es muy común que se te escapen groserías cuando te golpeas con un martillo en un dedo en forma no intencional, pero ellos querían una explicación científica a esto, y descubrieron que era una mayor liberación de endorfinas.

Pero aquí viene lo bueno…

La conclusión: Cito textualmente en inglés “Research into the hypoalgesic effect of swearing has shown that the use of profanity can help reduce the sensation of pain. This phenomenon is particularly strong in people who do not use such words on a regular basis.”

Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Hypoalgesic_effect_of_swearing

En español, la conclusión diría algo así: “El estudio en los efectos hipoalgésicos al proferir groserías han mostrado que el uso de palabrotas puede ayudar a reducir la sensación de dolor. Este fenómeno es particularmente fuerte en personas que no usan este tipo de palabras regularmente.

Refuerzan sus conclusiones de la siguiente forma en The Journal of Pain del 1 de Diciembre del 2011: “They showed that subjects who indicated that they swore regularly each day did not demonstrate any or as much improvement in tolerance”. (Ellos mostraron que los sujetos quienes indicaron que hablaban groserías regularmente cada día, demostraron poca o ninguna mejora en su tolerancia).

¿Cómo se llegó a tergiversar de tal manera este estudio, al grado de decir que quienes hablan groserías son mejores personas?

Es un hecho que la internet es un gran reservorio de información pero también de ignorancia. En este caso en particular, tengo mis teorías sobre si será un nuevo estudio para saber que tanto se puede influir en un cambio de comportamiento social, para llevarte a aceptar lo inaceptable y de paso saber hasta que punto la sociedad en su conjunto puede ser manipulada.

Nos bombardean con anti-valores a diario, hasta que las personas ven esto como algo natural. Piense sobretodo en los comerciales que se ven en la TV e Internet y hasta en como se desenvuelven animadores, periodistas y participantes de programas matinales y realities.

En este punto quiero expresar mi humilde y honesta reflexión al respecto, sin ser erudito en nada, sólo con la esperanza de poder aportar algo positivo.

Una grosería no es mas que un comodín para salir del paso en forma rápida cuando una persona no puede encontrar la palabra adecuada. No cualquier persona, sino una a la que le da lo mismo hablar mal, no maneja una cantidad de vocablos razonable, o bien, utiliza la grosería como una técnica de las nombradas más abajo.

Muchos usan las palabrotas para parecer más honestos, confiables e interesantes a un segmento de personas, no el mejor segmento por cierto y con esto me refiero a delincuentes, personas inseguras, de baja autoestima, a un grupo o pandilla, etc. Tenga presente que las personas se conocen más por sus actos que por sus palabras.

Algunas mujeres usan groserías para parecer más “choras”, es decir, mas decididas, autoritarias o a veces, divertidas. El “pretender” no implica “ser”, es sólo una ilusión de lo que quieren proyectar como personas.

Si tu pareja te habla con groserías, cuidado, puede ser solo el atisbo de otras formas de violencia que usará contra ti eventualmente.

Las groserías son innecesarias, a menos que se busque amedrentar a un troglodita que no te entienda de otra forma debido a su pobre educación y falta de cultura. Es más fácil bajar a su nivel que esperar que suba al tuyo.

Nunca utilizarías malas palabras en un ambiente de respeto y cultura, a menos que quisieras probar algo o realizar un experimento social. Por lo tanto, quienes aseguran que según estudios sobre el comportamiento humano, el decir groserías no te hace parecer vulgar, están completamente errados. Sí te hace ver vulgar a los ojos de las personas respetuosas y cultas, te lo aseguro.

El estudio citado se realizó para probar el efecto analgésico de una grosería, sin embargo, el mismo efecto se logra más eficazmente al gritar, respirar profundamente, resoplar, entre otras.

En metafísica, la palabra tiene poder. Es como una varita mágica.

En este orden de ideas, una palabrota viene de la mano con algún aspecto negativo. Naturalmente no se profieren groserías al decir algo positivo, por lo tanto y como todo es energía, un garabato es un disparo de baja energía que atraerá energías del mismo tipo. No se extrañe por tanto, si en su conversación cotidiana utiliza muchas palabrotas y al mismo tiempo su vida posee matices negativos. El gran maestro Jesús lo dijo de la siguiente manera:no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, …  Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, ….

Tus groserías son sólo tuyas, son un vómito de lo que posees en el interior de tu corazón que yo no acepto pues, no quiero ser corrompido. Quien me habla con groserías, me está faltando de alguna forma el respeto.

Nuestro idioma español es un tesoro que vale la alegría aprender, para no tener que caer en estos “comodines” ni malas costumbres.

Grosería = Rotería, por más que se trate de justificarla o adornarla.

no es lo que entra por la boca

Blog sugerido: http://blogdenuria.com/reflexion-por-que-decir-groserias/

Colusión de papel higiénico en Chile

Instalación de ducha bidet o árabeUna vez más en nuestro hermoso país, nos enfrentamos ante empresarios inescrupulosos que inflan los precios de sus productos y para no tener competencia, se coluden, lo cual, (¡oh sorpresa!) no es un delito, gracias a que uno de nuestros ilustres presidentes logró que se eliminara de las leyes como tal (Se está destapando que “horror” nuestros políticos e instituciones están llenos de corruptos también, que quieren tu dinero sin importar por qué medio).

Quienes no sepan de ésto, infórmense aquí: https://www.youtube.com/watch?v=YQUGDPpRJSk

¿Qué nos queda a nosotros, ciudadanos “de a pié”?

En mi familia estamos desde hace tiempo en el proyecto de alejarnos del sistema. Hace años instalamos “Duchas Arabes” en nuestro hogar (Se deben llamar así porque las usan mucho en paises de oriente. De hecho, las conocí gracias a un buen amigo egipcio), mucho más fácil y económico que instalar un bidet en el baño, más aún si consideramos que la mayoría de los baños de las casas chilenas tienen apenas espacio para alojar lo básico, más una persona, como la mayoría de las cosas acá, donde todo es falta de espacio.

Además es más higiénico porque te obliga a lavarte bien las manos, es más amigable con el medio ambiente porque no se arrojan papeles al desagüe, y ayudamos a cuidar los árboles.

¿Qué mejor?

Recuerden que www.transferchiletours.com es mi pequeña empresa de transporte de personas, tours y traslados en Santiago de Chile. Con entrar en el sitio, ya me están ayudando. Muchas gracias amigos y amigas.

.

.

logoheader

.

.

.

–@@@–

Como preparar popcorn en casa

PALOMITAS DE MAIZ – POPCORN – CABRITAS
Más sanas y por una fracción del precio.
Por Eduardo Suarez

la foto 2

Voy a compartir con ustedes mis amigos, el resultado de mis experimentos.
1) Primero compre maiz para palomitas. Es barato, con $500 (1 dólar) va a conseguir que le vendan un buen montón.
2) Tome un puñado y póngalo en un plato hondo de loza u otro material que resista el calor y el microondas.
3) Tape el plato con otro igual puesto boca abajo.
4) Ponga a hornear en el microondas por 2 y medio minutos a temperatura máxima.
5) Póngase unos guantes para evitar quemarse o use un paño de cocina y saque los platos.
la foto (1)
6) Retire las palomitas y deje en el fondo las que no se hicieron.(Ver foto)
la foto 3
7) Aquí el secreto: Vuelva a tapar y poner por 2 y medio minutos a temperatura máxima en el microondas el maiz que no se hizo.la foto 4
8) Retire, saque las que se hicieron juntándolas con las anteriores en otro plato.
9) Endulce con miel de abejas, palma, caramelo o syrup. De hecho puede ponerle lo que quiera encima pues no están previamente saborizadas.
Es increible lo que se va ahorrar. Si las endulza con miel además, serán un sano snack, mucho más de lo que son las que venden para preparar en microondas, que generalmente les ponen grasa.

Alergias, intolerancia alimenticia, déficit atencional, muerte de abejas y alimentos transgénicos. ¿Tienen algo en común?

Quisiera aclarar que no estoy de momento ni a favor ni en contra, solo escéptico de que los transgénicos sean tan buenos o tan malos como dicen.

Mi interés viene de experiencias personales y observaciones empíricas, no teóricas ni académicas.

La historia nos advierte que cada vez que el ser humano interviene los procesos naturales, se nos viene de vuelta una serie de problemas, muchas veces insospechados.

Hay algunos perjuicios más evidentes que otros, como el calentamiento global por ejemplo y como siempre en la comunidad científica, unos afirman y otros niegan que el daño haya sido producido por nosotros. Pero para una mente alerta, las deducciones nos pueden dar un indicio de qué es lo que está pasando al estilo de Sherlock Holmes.

Ultimamente ha llamado la atención:
Más

Alisado con keratina

Me tomé la libertad de copiar tal cual el artículo aparecido en lanacion.cl, pues al buscarlo en google, éste apareció en los listados pero al hacer click, dice que ya no se encuentra. Me parece bastante esclarecedor.

EL LADO B DE LA KERATINA

La moda pelolais ha llevado a los centros de belleza a utilizar keratina líquida que posee 4% de formol, sustancia usada para la conservación de cadáveres. Lo que las clientas no saben es que la mezcla está prohibida por el Instituto de Salud Pública por su alto contenido tóxico.

Domingo 30 de mayo de 2010| por Jennifer Vega

Clara Calderón siempre soñó con tener el cabello liso y sedoso. Por eso cuando le ofrecieron un alisado permanente a base de keratina, no lo pensó dos veces y se entregó a las manos de su peluquero. Pero el olor que emanaba del producto era tan fuerte, que se desmayó en plena sesión de belleza. A ello le siguió una profunda irritación en sus ojos y fuerte sensibilidad en la piel.

“Apenas me pusieron calor en el cabello humedecido con la keratina, comenzó a salir un gas con un olor insoportable, en un momento pensé decirle al peluquero que parara, pero mis ganas de tener el pelo liso fueron más fuertes y confié en el profesional”, reflexiona. El olor que sintió Clara era del formol, el mismo químico que se ocupa en laboratorios para preservar muestras biológicas y cadáveres, que en al Keratina alisante que se le aplicó se encuentra en una concentración del 4% y es el que, en definitiva, hace el trabajo.

Aunque el cabello me quedó reluciente, estoy arrepentida de no haber preguntado si esto traía consecuencias para la salud, y ni pensar que se podría tratar de una sustancia ilegal”, comenta Clara. En efecto, la Keratina alisante no cuenta con registro del Instituto de Salud Pública (ISP) y, por lo tanto, su uso es ilegal en Chile.

El boom por el alisado permanente con keratina está a full en nuestro país a pesar de su alto costo -entre los 60 y 80 mil pesos- con un efecto real de tres meses. Es más, páginas en internet como Mercadolibre, DeRemate y El Rastro están llenas de anuncios que ofrecen los milagros estéticos de la keratina líquida a domicilio o la venta por litros de este producto para uso profesional.

“Semanalmente ingresan más de 40 personas pidiendo alisado permanente a nuestra peluquería, nosotros compramos la Keratina a un vendedor que viene hasta el salón y lo mismo hacen la mayoría de las peluquerías del sector”, aseguran en el salón de belleza Cristiano de calle Agustinas donde practican este procedimiento.

<b”roj”>Ver estrellas

Para la Confederación Nacional Gremial de Peluqueros y Estilistas de Chile (Congrepech), la venta y uso de la keratina como alisante es una verdadera estafa mortal, tanto para los profesionales del cabello como para sus clientes. “Es una publicidad engañosa porque aseguran que es un alisado con keratina, y ésta es simplemente una proteína existente en el cabello. El ingrediente que realiza el trabajo es el formol, que es altamente tóxico, y aunque el resultado inmediato es el de un cabello perfecto, los daños colaterales son peligrosos. El refrán dice que para ser bella hay que ver estrellas, pero eso no justifica que después de un año la clienta presente problemas respiratorios o daños en su piel debido a las inhalaciones reiteradas de formol”, sentencia el presidente del gremio de peluqueros y estilistas, Juan Carlos Gatica.

Y tiene razón, porque según el ISP, “el formaldehído (nombre científico del formol) en productos de uso capilar es usado como preservante con un máximo permitido de 0,2%”. Por lo tanto, el líquido de alisado que se utiliza regularmente en las peluquerías de nuestro país y que es distribuido por el laboratorio Hair Line “no cumple las restricciones de uso y concentración establecidos en nuestra legislación ni en la de la comunidad europea”, sentencian en el ISP, donde tampoco tienen en sus registros al laboratorio.

“Cuando las vendedoras hicieron la demostración del producto en mi peluquería, me pareció sospechoso que pidieran un ventilador y no quisieran manipular ellas el producto. El olor era tan fuerte que no paré de toser. Al preguntarles si tenían resolución sanitaria, guardaron silencio. Ahí supe que esto era algo raro, y mis dudas se confirmaron cuando intenté realizárselo a un chico y a mitad del tratamiento tuve que parar porque le comenzó a arder la piel”, comenta la estilista Verónica Muñoz, quien atiende en la Galería Imperio y no realiza este procedimiento en su peluquería porque, como bien señala, “no quiero arriesgar mi reputación por una moda”.

El gremio de los peluqueros ha comenzado una lucha contra el alisado con keratina, haciendo un llamado masivo a sus miembros a través de distintas redes sociales, advirtiendo los daños que causa el producto, pero sin mucho éxito porque aseguran que “el cliente siempre tiene la razón”.

Así lo confirmó Elizabeth Suárez quien, siendo estilista y conociendo los peligros de este tratamiento, decidió realizárselo con pésimos resultados. “Mi pelo quedó horrible, se decoloró por completo y ni siquiera quedó liso, la peluquería se llenó de un vapor insoportable, los ojos me picaban a morir. No volvería a utilizar la keratina”, asegura arrepentida.

De acuerdo a los argumentos entregados por la Congrepech, el problema central es la ignorancia de los profesionales del cabello, quienes por ganar un poco más de dinero se arriesgan a utilizar productos ilegales de extraña procedencia.

“En Chile sólo 14 escuelas de peluquería están acreditadas y en nuestros registros existen más de 300, por lo que la calidad de los profesionales no es la óptima. La ética desaparece y comienza a privilegiarse el dinero, muchos piensan que con una botella de un litro, que cuesta alrededor de 30 mil pesos por internet, te alcanza para cuatro tratamientos, embolsandote casi 400 mil pesos”, concluye Juan Carlos Gatica.

Para Laura Börgel, toxicóloga de la Universidad de Chile, éste es un fenómeno conocido que no sólo se da en el alisado del cabello, sino también en el encrespamiento de pestañas y fortalecimiento de uñas. “La formalina es un químico que momifica los tejidos, por eso alisa el cabello y, si por casualidad te cae en el ojo, te puede llegar a momificar la retina. Pero lo más grave es que el formol está compuesto en un gran porcentaje por alcohol, el cual es un metanol altamente tóxico que, si es absorbido por la piel, puede generar problemas de neurotoxicidad, inflamaciones en la piel, quemaduras leves y, por supuesto, irritación en los ojos”, aclara la experta.

Por ello, la doctora Börgel hace hincapié en la importancia de revisar si los productos cosméticos que se utilizan, tanto en la casa como en los centros de belleza, están autorizados por el ISP, porque es la única manera que los ciudadanos tienen para resguardar su salud. “Lamentablemente hoy en día nos enfrentamos a las ventas por internet o puerta a puerta, que son informales y no tienen regulación. Por ello, la responsabilidad de verificar la procedencia del producto recae directamente en el consumidor, que debe ejercer como fiscalizador y, de esta forma, detener la venta de productos que pueden ser perjudiciales para nuestro cuerpo”, afirma. //LND

<b”roj”>”Quienes la usan están cometiendo una grave infracción”

“Cuando las empresas no cumplen con las normas de seguridad, deben hacerse cargo de todos los perjuicios que le ocasionaron al consumidor, porque los clientes tienen derecho a que se les informe de manera oportuna los procedimiento que les están realizando, con qué materiales y cuáles son sus componentes”, explica el director del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), Sergio Corvalán.

El abogado asegura que la keratina alisante, al ser un producto sin regulación del Instituto de Salud Publica (ISP), es ilegal, por lo que las peluquerías que la utilizan tanto como los laboratorios que la distribuyen están cometiendo una grave infracción. “El consumidor debe denunciar este tipo de irregularidades, porque el Sernac no tiene atribuciones de fiscalizador, pero al recibir una denuncia puede activar los procedimientos para denunciar ante la ley el hecho y lograr una compensación para el afectado. Es más, puede pedir que se saque el producto del mercado”, aclara.

Hasta ahora el Sernac no ha recibido ninguna denuncia por problemas con el alisado permanente, incluso aseguran que en sus registros es muy raro que aparezcan reclamos por temas cosméticos. “Los consumidores confían en los profesionales de la belleza y asumen que cualquier producto que les apliquen es el correcto. Por eso, cuando ocurre este tipo de hechos, prefieren arreglar la situación de manera privada. Nosotros los llamamos a que no les dé vergüenza y que sepan que, aunque haya pasado tiempo, tienen derecho a denunciar, porque fueron víctimas de una práctica ilegal que puso en riesgo su integridad física”, señala Corvalán.

Anteriores Entradas antiguas

RSS Noticias El Mercurio Chile

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
A %d blogueros les gusta esto: